Comenzamos con vinos elaborados en el hemisferio sur. Es difícil creer que Nueva Zelanda y Australia fueron de las últimas zonas en  incorporarse a las grandes regiones mundiales del vino, y aun así su tapón de rosca está presente en todos los mercados. Por otro lado, Sudáfrica con más de 350 años de historia vitivinícola que ha pasando por números altibajos ligados al contexto político y social, pero hoy el vino sudafricano gana consideración internacional. Llamados vinos del “Nuevo Mundo” nos ofrecen productos excepcionales y nuevas opciones que sin duda ampliarán nuestro paladar.

Comenzamos la cata con Nueva Zelanda, uno de los vinos más conocidos es Cloudy Bay (2016) de la región de Marlborough de la variedad Sauvignon Blanc. Un vino de un color limpio, capa baja, verde limón. Muy intenso aromáticamente, fruta tropical madura y herbal. Un vino seco, con acidez marcada pero integrada en sus casi 14º de alcohol.

Continuamos con Australia, un Yellow Tail de la variedad Moscato un vino de 7,5 º de alcohol. Limpio de capa alta y color amarillo limón. Fruta de la pasión y melón maduro, miel y flores blancas. Vino semidulce, con ligera acidez y muy fácil de beber.

Seguimos en Australia con Yalimba un vino de la variedad Chardonnay de Eden Valley en el Sur de Australia del 2004. Con un color amarillo dorado, aromas de manzana asada, vainilla, torrefacto, chocolate blanco, miel y jengibre, en boca encontramos frutos secos como avellanas y pistacho, con acidez presente después de 14 años, largo e integrado.

Comenzamos con los tintos y catamos un Shiraz de 2013 de clima frío de la zona de Orange, sur-oeste de Australia. Climbing es un vino de capa alta, color rojo rubí, una intensidad aromática pronunciada, con frutos negros como grosella, mora, ciruela madura. En boca encontramos un vino con azúcar residual, acidez media, alcohol alto, tanino medio alto pero sedoso y maduro, con una persistencia media.

Otro Shiraz de la zona sur de Australia, Beresford 2011. Con un color teja, con una intensidad aromática media alta, notas muy especiadas. Seco, acidez media, cálido, tánico secante y persistente.

Terminamos la cata con Lyngrove un coupage de Shiraz y Pinotage del 2011, de la región de Stellenbosch de Sudáfrica. Color granate con capa alta, intensidad aromática media alta, con aromas a fruta negra madura, torrefacto y café, con una tanicidad media pero secante, cálido y rustico.

Concluida la cata podemos decir que encontramos vinos muy interesantes, que se adaptan a todos los bolsillos y que no nos dejan de sorprender.

Firmado: Enóloga Inma Talaverano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario