Los tipos de aceite, variedades, copa de cata, vocabulario del análisis sensorial y la propia degustación, son conceptos que Alfonso Montaño explica a los alumnos de la Escuela Europea del Vino

Es interesante saber el porque de los distintos aromas frutado verde o maduro, aromas a verduras, frutas o herbáceos, del amargor y el picor, más aun en el día a día de un Sommelier, que tiene que estar preparado para elegir con criterio entre una amplia gama de productos.

Mientras que explica Alfonso, vamos catando diferentes aceites, identificando sus aromas y sus sabores. Comenzamos catando dos aceites para determinar cual de los dos es aceite de oliva virgen extra y cual no, esto es fácil. El aceite de oliva virgen extra sin defecto es de la variedad Pico Limón, con aromas cítricos, cascara de plátano, césped recién cortado y manzana verde, siendo en boca muy amargo y picante

Continuamos con otro aceite de oliva virgen extra de la variedad Morisca,  verde maduro de intensidad alta, con aromas a verduras, tomate, alcachofa y pimiento, en boca es muy amargo y picante.
Los últimos aceites que catamos son dos Arbequinas de distinto estado de maduración. La primera mucho más madura, en nariz destaca un frutado madura de intensidad alta, verde hierba, plátano y almendra. En boca el aceite es dulce, poco amargo y ligeramente picante. La otra arbequina, fue recolectada en fecha más temprana, y por ello encontramos un frutado verde de intensidad baja, verde hierba, cítricos y cascara de plátano. En boca es picante, fresco de verde hoja y cascara de plátano.

El consumo de aceite de oliva virgen extra es bueno contra las enfermedades cardiovasculares, es bueno contra el estrés oxidativo, bueno para el sistema digestivo, bueno para embarazadas y niños, bueno para el hígado, bueno contra el cáncer, contra la obesidad, bueno para nuestra piel, y además, como dice Alfonso Montaño, nos hace felices!!!

Fdo: Enóloga Inmaculada Talaverano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario